Bienvenidos

Damos la bienvenida a quienes nos visitan. Nuestro propósito es ejercer la defensa y difusión de la tradición católica desde su principal baluarte: la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. Especialmente cuando, una vez abiertos ciertos espacios de recuperación frente a la acción devastadora que siguió al Concilio Vaticano II, se ve hoy atacada por muchos falsos tradicionalistas (cismáticos, sedevacantistas, rebeldes sin causa) que pretenden disfrazar de celo apostólico lo que es verdadera deserción.


"La Tradición recibe la palabra de Dios, encomendada por Cristo y el Espíritu Santo a los apóstoles, y la transmite íntegra a los sucesores; para que ellos, iluminados por el Espíritu de la verdad, la conserven, la expongan y la difundan fielmente en su predicación".

(Catecismo de la Iglesia Católica, 81)


"Nuestra identidad es el único medio eficaz para ayudar a la Iglesia a restaurar la Cristiandad"

(Mons. Bernard Fellay, 16 de Julio de 2012)

EN RECUADRO

QUE NO NOS ESCANDALICE LA PASIÓN DE LA IGLESIA


La vemos desfigurada, cargando la cruz y coronada de espinas.

Escarnecida por el mundo y traicionada por muchos que visten de blanco, de escarlata, de negro, de jean.

Pero es la Iglesia, y por eso debemos ver en ella a Nuestro Señor Jesucristo que revive la Pasión en su Cuerpo Místico.

Más que nunca permanezcamos fieles, sosteniendo la Tradición católica cuando tantos huyen pretextando: “No, no es la verdadera Iglesia”, o “La Iglesia ha quedado sin Cabeza Visible”.

Es el testamento que ha dejado nuestro venerado Monseñor Marcel Lefebvre a sus verdaderos herederos.


Ver nuestra entrada LA PASIÓN DE LA IGLESIA

30/9/14

¡¡NO LO OLVIDE!!



LOS MARTES REZAMOS LOS MISTERIOS DOLOROSOS DEL ROSARIO PIDIENDO A LA SANTÍSIMA VIRGEN POR LOS QUE DESERTARON.

QUE EL SEÑOR LES DÉ LA GRACIA DE VOLVER A LA HUELLA DE LA VERDADERA TRADICIÓN CATÓLICA.

RECEMOS, EN PARTICULAR, POR MONSEÑOR RICHARD WILLIAMSON, PARA QUE PUEDA ESCAPAR A LA TENTACIÓN QUE LO HA LLEVADO FUERA DE LA FRATERNIDAD SAN PÍO X, DENTRO DE LA CUAL FUE CONSAGRADO PARA SERVIR.

29/9/14

TONTO Y RETONTO XLVI


Publicado en INFOBAE


El papa Francisco le pidió a Cristina Kirchner que elija sucesor cuanto antes

Por: Silvia Mercado (smercado@infobae.com)

Convencido de que la Argentina sólo encuentra estabilidad con el peronismo, el Sumo Pontífice le solicitó a la Presidente que escoja lo antes posible un candidato para las próximas elecciones. Algunos indican que incluso le sugirió un nombre. Macri y Massa, en alerta

 

 

Crédito: AFP

Un peronista que lo conoce mucho, dice que cuando apenas era cardenal, el Papa Francisco le hablaba de la obra de Basil Liddell Hart, el militar inglés que vio las tremendas carnicerías de la Primera Guerra Mundial y se propuso, ya como teórico, desarrollar estrategias como la del carro de combate, para lograr la ruptura del frente enemigo envolviendo sus posiciones, si era necesario, lo que consideraba mejor que un mortífero asalto frontal.

Sus teorías eran de vanguardia, al punto que muchos lo consideraban un "bolchevique militar", porque cuestionaba el uso del caballo como arma de guerra y también ciertos pilares del pensamiento de Carl von Clausewitz. El ejército inglés no tomó sus recomendaciones, en cambio sí lo hicieron los modernos generales de la Alemania que se volvió nazi, que utilizaron sus teorías para penetrar sobre la Linea Maginot que protegía la frontera este de Francia.

Al concluir la Segunda Guerra, Liddell Hart publicó sus libros sobre lo que dio en llamar "la estrategia de la aproximación indirecta", donde propone la realización de "acciones paradójicas" en la línea de menor expectativa, una "distracción" que corte la libertad de acción del enemigo como efecto de un señuelo, que lo induzca -al enemigo- a un movimiento en falso y así producirle un desbalance.
Por el contrario, asegura Liddell Hart, la estrategia de ataque directo "hacia el oponente, provoca su balance físico, psicológico y por consolidación", y allí es "donde el enemigo incrementa su poder de resistencia".

"Francisco es de los que piensa que la Argentina sólo tiene estabilidad cuando es gobernada por el peronismo", señalaron

A Liddell Hart volvieron los que son más papistas que el Papa, quienes tratan a Jorge Bergoglio desde hace décadas y le hicieron el aguante cuando los Kirchner lo habían elegido de enemigo, en un intento por explicar la curiosa delegación de más de 30 argentinos que invadió el Domus Santa Marta con salames quinteros de Mercedes y remeras de La Cámpora. Ellos, los más papistas, no creen que el Papa los haya traicionado. Y ofrecen una variada información de contexto. A saber.

-Que el Papa recibió a Cristina y su comitiva en visita privada. Por eso, y no por una conspiración, es que tuvo una repercusión menor que la del presidente de Letonia, Andris Berzins (que sí fue en visita de estado), en la cobertura de L'Osservatore Romano, el diario del Vaticano.

​ -Que luego de la distendida previa con la delegación argentina, el Papa aprovechó un respiro en la conversación de Cristina, durante el almuerzo a solas, para hablar de lo que le interesaba: pedirle a la Presidenta que designe un sucesor lo más pronto posible. "Tenés que elegir un candidato", le habría dicho, según tres fuentes independientes. Una de ellas se arriesga a algo más: "Tenés que elegirlo a Daniel".

​ Las otras dos fuentes no creen que el Papa haya sido tan explícito, aunque no dudan de sus preferencias por Scioli, no sólo por razones políticas. "Francisco es de los que piensa que la Argentina sólo encuentra estabilidad cuando es gobernada por el peronismo, y entre Scioli y Massa, prefiere a Scioli por su fenomenal capacidad de resiliencia, porque aprendió a crecer ante cada humillación y porque no le gusta humillar a nadie", plantea una fuente que vive en Roma. "Le gusta su estilo simple y sobrio y cree que ese es el estilo que necesitará Argentina para salir adelante", agrega la otra, "aunque tampoco hará nada contra los demás candidatos, todo lo contrario, buscará ayudarlos a todos".

El 2 de octubre Francisco recibirá a Macri

​Ya empiezan a llegar a Roma los convocados para el Sínodo Extraordinario de Obispos, la asamblea consultiva que convocó el Papa para que lo asesoren en temas altamente controversiales sobre la familia, como la actitud de la Iglesia con los divorciados, las parejas de hecho y las uniones entre parejas de un mismo sexo. La enorme mayoría de la feligresía está de acuerdo con la apertura que el Papa plantea en estos temas, pero hay una minoría ultraconservadora que elige hacerle zancadillas a Francisco para retardar las reformas que se vienen. Se trata de un asunto de poder. Si avanza la agenda renovadora, hay quienes temen por sus propias posiciones. Pero el Papa está acostumbrado a navegar en las peores tempestades.

​En su libro Francisco. Vida y Revolución, la periodista Elisabetta Piqué dice que "el Papa argentino es una estratega. Sabe exactamente lo que quiere". Y cómo manejar el timón para llegar a buen puerto.

​Tal vez por eso, no lo abruma encarar dos agendas calientes en la misma semana. El 5 de octubre empieza el Sínodo. Pero el 2 de octubre recibe a Mauricio Macri quien, alertado de que el Papa habría mencionado a Scioli como su preferido, pidió una audiencia que, rápidamente, le fue concedida.

​¿Y Sergio Massa?

​ Nada le molesta más a quien lidera las encuestas de intención de voto a presidente que le pregunten sobre el tema. "Estás mal informado", contesta invariablemente. El ex vicecanciller Eduardo Valdés, actual enlace entre Francisco y el Gobierno, comentó que el Papa no lo recibió todavía, por pedido de Cristina, y que está decidido a cumplir por mucho tiempo con esa promesa.

​ Otro hombre que frecuenta el Vaticano dice que "Francisco, como sacerdote que es, atiende a todos lo que quieren verlo, pero a mí me parece que el ex intendente de Tigre tendrá que tomar varias dosis de humildad antes" de acceder al ansiado encuentro.

LA LEYENDA NEGRA SOBRE EL PAPA ACTUAL


¿QUÉ QUEDA DE AQUEL BERGOGLIO?


Publicado en VATICAN INSIDER



Una “leyenda negra” contra Bergoglio

 

 

Papa Francisco
Papa Francisco

 

Un libro apenas publicado en Argentina revela detalles hasta ahora desconocidos de la vida de Jorge Mario Bergoglio, el actual Papa Francisco



Andrés Beltramo Álvarez



Ciudad del Vaticano




Un loco, poco más que un enfermo. Un sacerdote brillante caído en desgracia. Rumores que llegaron no sólo a los superiores de la Compañía de Jesús en Argentina y en otros países de Sudamérica, sino también a la Casa Generalicia  de la orden en Roma. En realidad eran parte de una “leyenda negra” construida contra Jorge Mario Bergoglio. Una serie de maledicencias que el Papa debió sufrir más de 20 años atrás, durante su “exilio” en la ciudad argentina de Córdoba. Aquel fue tiempo de purificación cuyos detalles inéditos ahora salen a la luz gracias a un libro apenas publicado.



“Aquel Francisco” es el título del texto que salió a la venta apenas unas semanas atrás y que se concentra en el tiempo pasado por Bergoglio en la céntrica provincia de Córdoba. Casualmente, en esa región el actual pontífice pasó dos momentos clave en su vida religiosa: allí cursó el férreo noviciado jesuita y fue “condenado” a un periodo de ostracismo por sus propios compañeros, entre 1990 y 1992.



El libro cuenta con una aportación invaluable, la del propio Papa. Los autores, Javier Cámara y Sebastián Pfaffen, pudieron sostener conversaciones telefónicas informales con el obispo de Roma, quien aceptó colaborar con la investigación cuando se enteró de la misma a través del arzobispo de Córdoba, Carlos Nañez.



Basado en una completa investigación periodística, el libro responde con fuentes de primera mano a múltiples preguntas que estaban abiertas sobre el pasado del Papa como, por ejemplo, por qué fue elegido como obispo auxiliar de Buenos Aires, por qué en torno a él se generan constantemente grupos de “bergoglianos” y “antibergoglianos”, cuál ha sido su relación con la política argentina, el peronismo, el comunismo, Eva y Domingo Perón.



“Lo de ‘noche oscura’ no lo usaría para mí; no es para tanto. La ‘noche oscura’ es para los santos. Yo soy un pobre tipo. Fue un tiempo de purificación interior”, dijo Francisco cuando los periodistas le preguntaron si aquellos años de exilio cordobés él los consideraba como una “noche oscura”.



Sea como sea, aquellos años fueron solitarios, reflexivos y difíciles para el futuro Papa. Tras una meteórica “carrera” eclesiástica que lo había llevado a ser maestro de novicios apenas ordenado sacerdote, a dirigir la provincia argentina de la Compañía con sólo 36 años, y luego a conducir como rector el Colegio Máximo de los jesuitas en San Miguel, de repente fue despojado de toda responsabilidad y mandado a 700 kilómetros de Buenos Aires.



Su habitación en la Residencia Mayor de la Compañía de Jesús de Córdoba no superaba los 12 metros cuadrados y su única misión era confesar o dirigir espiritualmente a los fieles que pasaran por allí. Ni siquiera tenía asignado un horario de misa en templo central.



“Aquel Francisco” no sólo refleja las dificultades de ese “tiempo de oscuridad y de sombras”, sino que avanza una hipótesis consolidada sobre los responsables y las razones de ese exilio forzado.



“Se dice que el entonces padre Bergoglio fue mandado a Córdoba “castigado” por la nueva conducción de la Provincia Argentina de la Compañía de Jesús, que por entonces ejercía el padre Víctor Zorzín como provincial. Todo hace pensar que Zorzín, quien había sido “socio”, es decir viceprovincial de Bergoglio, no había estado de acuerdo con varias de las decisiones que el padre Jorge había tomado, tanto en asuntos de pastoral como de gobierno”, indicó en la página 176.



Agregó que, conforme a varias conversaciones de los autores con diversos miembros de la Compañía, durante las gestiones de los provinciales Zorzín (1986-1991) e Ignacio García-Mata (1991-1997) se tendió sobre Bergoglio y sobre su línea y estilo de formación, “una campaña de desprestigio que superó incluso los límites de la provincia Argentina hasta llegar a las conducciones jesuitas de otros países de Sudamérica y hasta la propia Casa Generalicia de Roma”.



Como ejemplo citó una anécdota contada por el padre Ángel Rossi, hijo espiritual de Bergoglio, que refleja el grado de saña que padeció el actual pontífice: “Gente allegada a la casa se ocupó de difundir el comentario, nacido de fuentes jesuitas ,que decía que aquel hombre que había sido provincial de la Compañía siendo tan joven, tan brillante, había ido a parar a Córdoba porque era un enfermo, un loco. En el velorio de mi madre se me acercó un referente laico muy cercano a la residencia quien, señalando a Bergoglio que rezaba junto al cajón, me dijo: ‘¡Qué lástima que este hombre esté loco!’. Entonces yo lo miré y le dije: ‘Si este hombre está loco, ¿qué queda para mi?’”.
 
“Aquel Francisco”, Javier Cámara y Sebastián Pfaffen, Editorial Raíz de Dos, Septiembre de 2014 (http://www.raizdedos.com.ar/index.php/aquel-francisco)

UNA DE LAS CARAS DE LA LOGIA CONCILIAR

WALTER KASPER ES UN CLARO EXPONENTE DE ESE SECTOR QUE DOMINA EL VATICANO.


LOS MEDIOS DE PRENSA LIBERALES LO APLAUDEN, MIENTRAS ESPERAN ESOS CAMBIOS QUE AFIANCEN LA DESTRUCCIÓN DE LA FE Y LAS COSTUMBRES.



Dos protagonistas del próximo Sínodo



Publicado en LA NACIÓN



Kasper: "Algunos cardenales temen que todo colapse si se cambia algo"


Una semana antes del sínodo de la familia, el influyente cardenal alemán, cercano al Papa y que promueve la comunión de los divorciados, dijo que hay miedo a un "debate abierto"
Por Elisabetta Piqué  | LA NACION


"El Evangelio no es un museo, no es un código penal, no es un código de doctrinas y mandamientos. Es una realidad viviente en la Iglesia y nosotros tenemos que caminar con todo el pueblo de Dios y ver cuáles son sus necesidades. Algunos cardenales temen que haya un efecto dominó y que, si se cambia un punto, todo colapse."

Cuando falta una semana para el comienzo del sínodo extraordinario de obispos sobre los desafíos de la familia, marcado al rojo vivo por la cuestión de los divorciados vueltos a casar, el cardenal alemán Walter Kasper, favorable a una apertura, dijo en una entrevista con la nacion que "hay miedo a un debate abierto". Y subrayó que, si bien "la doctrina no puede cambiar, la disciplina sí puede".

Kasper es un teólogo de gran prestigio internacional y muy cercano a Francisco, que en su primer Angelus elogió el libro sobre la misericordia que escribió y que le había regalado durante el cónclave. Recientemente fue atacado por un grupo de cardenales conservadores que, en un libro que significativamente sale a la venta el 1° de octubre (titulado Permanecer en la verdad de Cristo. Matrimonio y comunión en la Iglesia Católica), rechazan en forma tajante su apertura hacia los divorciados vueltos a casar. Según Kasper, después de un camino penitencial, bajo la supervisión de un sacerdote y luego de su absolución, éstos podrían ser readmitidos a la comunión.

Durante la entrevista en un departamento lleno de libros del Vaticano, Kasper, presidente emérito del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad Cristiana, lamentó que, debido al revuelo sobre este tema, se haya reducido el sínodo a la cuestión de los divorciados vueltos a casar. "Ése es un problema, pero no el único. La agenda del sínodo es mucho más amplia y tiene que ver con los desafíos pastorales de la vida de la familia de hoy. Algunos medios dicen que habrá un gran avance y empezaron una campaña para eso. Yo también espero que haya una apertura responsable, pero es una cuestión abierta, que deberá ser decidida por el sínodo. Pero hay que ser prudentes, porque si después no sucede, la reacción será de gran desilusión".

-Algunos cardenales y obispos parecen asustados ante esa posibilidad y la rechazan incluso antes del comienzo del sínodo. ¿Por qué cree que hay tanto miedo a una evolución de la disciplina de la Iglesia?

-Creo que temen un efecto dominó, que si uno cambia un punto, todo colapse. Ése es su miedo. Todo esto se vincula con la ideología, una interpretación ideológica del Evangelio, pero el Evangelio no es un código penal. Como el Papa dijo en la exhortación apostólica "Evangelii Gaudium", citando a Santo Tomás de Aquino, el Evangelio es una gracia del Espíritu Santo que se manifiesta en la fe que obra por el amor. Ésa es una interpretación distinta. No es un museo. Es una realidad viviente en la Iglesia y nosotros tenemos que caminar con todo el pueblo de Dios y ver cuáles son sus necesidades. Luego, debemos hacer un discernimiento a la luz del Evangelio, que no es un código de doctrinas y mandamientos. No podemos simplemente tomar una frase del Evangelio de Jesús y de ahí deducirlo todo. Hace falta una hermenéutica para entender todo el mensaje del Evangelio y luego diferenciar qué es doctrina y qué disciplina. La disciplina puede cambiar. Por eso me parece que acá tenemos un fundamentalismo teológico que no es católico.

-¿Usted dice entonces que no se puede cambiar la doctrina, pero sí la disciplina?

-La doctrina no puede cambiar. Nadie niega la indisolubilidad del matrimonio. Pero la disciplina sí puede cambiar y ya ha cambiado varias veces, como vemos en la historia de la Iglesia.

-¿Cómo se sintió cuando se enteró de que se estaba por publicar un libro de cinco cardenales que atacan su postura?

-Todo el mundo es libre de expresar su opinión, no es un problema para mí. El Papa quería un debate abierto, y creo que esto es una novedad y es algo sano que ayuda mucho a la Iglesia.

-¿Hay miedo entre algunos cardenales porque, como dijo el Papa, hay una construcción moral que podría colapsar como un castillo de naipes?

-¡Sí, es una ideología, no es el Evangelio!

-¿Hay miedo a una discusión abierta en el sínodo?

-Sí, porque temen que todo pueda colapsar. Pero, primero de todo, vivimos en una sociedad abierta y plural, y es bueno para la Iglesia que haya una discusión abierta, como tuvimos en el Concilio Vaticano II (1962-65). También es bueno para la imagen de la Iglesia, porque una Iglesia cerrada no es una Iglesia sana. Por otra parte, cuando debatimos sobre matrimonio y familia, debemos escuchar a la gente que vive esta realidad. Hay un sensus fidelium [el sentido de los fieles]. No puede ser decidido sólo desde arriba, desde la jerarquía de la Iglesia, y especialmente no se pueden citar viejos textos del último siglo, hay que observar la situación de hoy, hacer un discernimiento del espíritu y llegar a resultados concretos. Yo pienso que ésta es la aproximación del Papa, mientras que muchos otros parten de la doctrina y usan después un método más deductivo.

-En una entrevista con un medio italiano usted dijo que el blanco verdadero de los ataques de los cinco cardenales conservadores no es usted, sino el Papa...

-Quizá fui imprudente. Pero mucha gente lo está diciendo, se puede oír en la calle todos los días. No quiero juzgar a nadie, pero es obvio que hay gente que no está totalmente de acuerdo con este papa, algo que no es nuevo y ya sucedió durante el Concilio Vaticano II, cuando muchos estaban en contra al aggiornamento de Juan XXIII y Pablo VI.

-Muchos analistas piensan que no es una coincidencia que este libro salga justo en vísperas del sínodo...

-Sí, es un problema. No recuerdo una situación semejante, en la que de forma tan organizada cinco cardenales escribieran semejante libro. Es como se manejan los políticos, pero creo que en la Iglesia no deberíamos portarnos así.

-¿Qué espera del sínodo?

-Creo que mucho depende de cómo el mismo Papa abrirá el sínodo. Él no puede darnos una solución al principio, pero sí una perspectiva, una dirección. Espero que haya una discusión serena y amistosa de todos los problemas vinculados a la familia, no sólo uno. Y creo que lograremos un gran consenso, como tuvimos en el Concilio Vaticano II.

-En los últimos días, el Papa habló varias veces de la misericordia, dijo que hay que captar los "signos de los tiempos", que los pastores deben estar cerca de la gente, por lo que parece muy claro qué es lo que quiere...

Sí, leer los signos de los tiempos fue fundamental durante el Concilio Vaticano II. No puedo imaginarme que la mayoría del sínodo en este punto pueda oponerse al Papa.

-Sobre la cuestión de los divorciados vueltos a casar: ¿la comunión es un premio para quien es perfecto o es una ayuda al pecador?

-La comunión tiene un efecto sanador. Y especialmente la gente que vive en situaciones difíciles necesita la ayuda de la gracia y necesita los sacramentos.

-Otra solución sería anular en forma más rápida los matrimonios.

-Hay situaciones en las que la anulación es posible. Pero tome el caso de una pareja con diez años de matrimonio, con chicos, que en los primeros años tuvo un matrimonio feliz, pero por diversas razones fracasa. Este matrimonio era una realidad y decir que era canónicamente nulo no tiene sentido.
 




UNA ADVERTENCIA PARA MONSEÑOR BERNARD FELLAY

LO QUE MOLESTA EN EL VATICANO ESTÁ A LA VISTA.

 

LA LOGIA CONCILIAR NO ESTÁ DISPUESTA A CEDER UN ÁPICE. YA LO HABÍA ADVERTIDO CON LOS FRANCISCANOS DE LA INMACULADA, Y HA VUELTO A LA CARGA EN LA DIÓCESIS DE CIUDAD DEL ESTE.

 

ES MUY PROBABLE QUE LA NUEVA ETAPA DE CONVERSACIONES LLEGUE A UN PUNTO MUERTO.


SIN EMBARGO, DEBEMOS REZAR, REZAR MUCHO, CONFIAR EN LA DIVINA PROVIDENCIA Y EN LAS AUTORIDADES DE LA FRATERNIDAD SAN PÍO X, Y ESPERAR QUE CIERTAS "URGENCIAS" QUE SE VIVEN EN EL VATICANO OPEREN EN FAVOR DEL APOSTOLADO CATÓLICO TRADICIONAL.

Publicado en PÁGINA CATÓLICA

Los 200 pecados de Mons. Livieres

¡Pecados que le han valido la destitución!


La destitución fulminante, realizada sin proceso ni educación alguna, de Mons. Rogelio Livieres, ha tenido varios motivos, según la óptica con que se la mire.

La Congregación para los Obispos lo presionó para que renuncie por "falta de comunión con otros obispos del Paraguay"; razón que vino a confirmar el respectivo comunicado del Vaticano que anunciaba su expulsión: "la decisión de la Santa Sede mira... a la comunión de la Iglesia en Paraguay".

Para el ex obispo Lugo, padre de los paraguayos,“el papa Francisco tiene bastante clara la película, mano dura y no avalar ningún tipo de irregularidades en la Iglesia, ya sean doctrinales, pastorales o personales, porque ayer veíamos que daba prisión domiciliara a un ex nuncio de República Dominicana acusado de pedofilia en ese país”.
Según él, Mons Livieres fue apartado por la “dirección de la diócesis y el mal manejo pastoral. Poca iniciativa pastoral, poco esfuerzo por la unidad y la deficiencia de la formación de los futuros sacerdotes fueron los argumentos principales”.

No se sabe qué asombra más, si la hipocresía ciega de Lugo al mencionar "las irregularidades personales" que no aceptaría Francisco, o su falta de temor de Dios al apoyar castigos por faltas similares con las que él escandalizó.
A Bergoglio no le importan ni las desviaciones doctrinales ni las irregularidades personales, sino en función de quiénes las cometen. De otro modo, habría que preguntarle qué hacía Sucunza a su lado en Buenos Aires, o Ricca ahora en Roma; o por qué llama al Sínodo al Cardenal Dannels y protege al Cardenal Mejía.

Para el Obispo de Misiones y Ñeembucú, Mons. Medina, Livieres Plano difundió muchas mentiras en torno al arzobispo de Asunción Pastor Cuquejo. “Dijo que todo el mundo sabía el caso Cuquejo y sin embargo nadie sabía nada a nivel de obispos. Eso fue una mentira”.
Como si pudiéramos creer que un procedimiento llevado adelante hace cinco años, que casi lleva a la destitución del Arzobispo de Asunción, no era conocido por ellos.

Además, Medina dijo: “era un cáncer dentro de la Iglesia por herir la comunión eclesial y generar una división dentro de su propia diócesis, aparte de otras irregularidades. Muerto el perro, acabó la rabia. Por lo menos se erradicó la rabia. Creó mucha roncha. Nos sentíamos desunidos”.

Con todo respeto, Mons.: Una voz muy autorizada ha dicho que hay entre vuestras Excelencias Reverendísimas al menos dos homosexuales. ¡Y se atreve a llamar "perro" a  Livieres mientras protegen a sus colegas canes, como los llamó San Pablo! "No os engañéis, hermanos; que ni los idólatras, ni los ladrones, ni los divorciados, ni los avaros, ni los perros... entrarán en el Reino de los Cielos".

Seguramente haya más puntos de vista sobre la destitución de Livieres, como por ejemplo los que esgrimen los movimientos afines al Foro de San Pablo, ahora que Bergoglio les ha hecho el favor de sacarles el obstáculo que frenaba su avance en Ciudad del Este.

Pero la principal razón ya la dimos en este Blog: la ascesis tradicional de Mons Livieres, había llenado su seminario, y puesto en el escaparate el fracaso de sus colegas paraguayos y el de muchos otros obispos. He aquí pues, los 200 y tantos pecados de Mons. Rogelio Livieres:

Para agrandar: botón derecho, clic abrir en otra pestaña

26/9/14

ASÍ NO HABRÁ RECONCILIACIÓN ENTRE ROMA Y LA FSSPX


Publicado en CATHOLIC HERALD
Traducción nuestra

PELEANDO A LOS GRITOS NO HABRÁ RECONCILIACIÓN ENTRE ROMA Y LA FSSPX


TENEMOS QUE EMPEZAR REZANDO, SOBRE TODO POR AQUELLOS CON QUIENES DISCREPAMOS.




By on Friday, 26 September 2014





Bishop Bernard Fellay (PA)
Bishop Bernard Fellay (PA)

Esto es una causa de la alegría. Esta semana el Obispo Fellay se encontró con el Prefecto del CDF Cardenal MÜLLER por primera vez desde la dimisión de Papa Benedicto XVI.

Y pasó algo inaceptable. Los católicos en todo el mundo reaccionaron como si ellos no tuviesen parte alguna que jugar en el proceso de reconciliación.

Nos equivocamos si colocamos toda la responsabilidad de la reconciliación sobre los hombros de la jerarquía de Iglesia y los líderes de la FSSPX. Hay una pregunta sencilla para cada católico, para ver si ellos ayudan o dificultan esa reconciliación. Si usted es un partidario de Cardenal Müller, ¿podría usted rezar por el Obispo Fellay? Y más todavía: ¿Podría usted rezar por los feligreses de la FSSXP?


Si usted es un partidario deL Obispo Fellay, ¿Está dispuesto a rezar por el Cardenal Müller? O, si usted sólo asiste a misa de la FSSPX, ¿podría usted rezar por los católicos que asisten al Novus Ordo exclusivamente?

Quizás la mayor reconciliación a nivel mundial entre los tradicionalistas aislados y los católicos ordinarios tiene que comenzar con la oración, que es lo que ablandará esencialmente el corazón.

Pero para algunos católicos liberales, la idea de rezar por el Obispo Fellay o por los feligreses de la FSSXP los hace estremecer. Respecto a los católicos tradicionalistas, he notado explosiones de ira siempre al oír el nombre del Cardenal Müller, y repugnancia a la idea de rezar por los católicos que siguen el Vaticano II. Y aquí está el problema. Es el mismo ciclo en que transcurre el desprecio del uno al otro. ¿Cómo diablos puede haber allí reconciliación, si reaccionamos tan defensivamente el uno hacia el otro?



Sugiero que “el Caminito” de S. Thérèse de Lisieux sea adoptado inmediatamente, sobre todo cuando el día de su fiesta está tan próximo. ¡Al igual que en “el Caminito”, yo visitaría ambos lados para detener las peleas a gritos, los gritos infantiles que dicen: “ellos son los que empezaron”,  y sobre todo hacer un alto para compilar las listas de los defectos que cada uno atribuye al otro para justificar su posición: “¡somos mejores que ellos!”.

El proceso de reconciliación entre Roma y la FSSPX no tiene lugar sólo en el espacio acotado del Vaticano, sino dentro del corazón de los católicos en ambos lados.

 

LOS QUE QUIEREN LA DIVISIÓN

Hay quienes trabajan para la división de los fieles católicos nucleados en torno a la magna Obra fundada por Monseñor Marcel Lefebvre.

Cada vez que el Superior General de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X va a Roma, y lo hace por su inexcusable deber como católico en pos de la Unidad en la Verdad y la Caridad, se levantan voces que tienden a dividir la feligresía, y aún los sacerdotes si pueden.

Lo hacen los enemigos que militan en el progresismo anticristiano, y ello es de esperar. También los que han desertado de la Iglesia, o bien de las filas que defienden la Tradición católica, y ello también es de esperar.

Lo que no es de esperar, y resulta inadmisible, es que hagan sentir su voz de insurrectos los que se dicen católicos tradicionalistas (como se advierte aquí), aunque sean de buena fe. Parecería que la triste lección que ha dejado Monseñor Richard Williamson, y ese puñado de infames obsecuentes que le sirven, no bastara para advertir.

Hay que confiar en la Fraternidad San Pío X y en quien ejerce la autoridad legítimamente constituida. Hoy su Superior es Monseñor Bernard Fellay, y no da un paso sin el concurso de los Obispos y Presbíteros que lo acompañan en la muy delicada misión de salvaguardar lo principal cuando la Iglesia se sacude en la tierra.

Otra posición al respecto es traición, y debemos denunciarla a viva voz, venga de quien venga.

Porque recordar algo tan obvio como lo que sigue, cuando Monseñor Bernard Fellay sigue los pasos del Fundador Monseñor Marcel Lefebvre, no es algo ingenuo sino francamente amenazante para cualquier persona medianamente inteligente.





Publicado en STAT VERITAS



jueves, 25 de septiembre de 2014


El diálogo con las autoridades modernistas de la Iglesia conciliar.

 

 



“No puedo hablar mucho del futuro, ya que el mío está detrás de mí. Pero si vivo un poco aún y suponiendo que de aquí a un determinado tiempo Roma haga un llamado, que quiera volver a vernos, reanudar el diálogo, en ese momento sería yo quien impondría las condiciones. No aceptaré más estar en la situación en la que nos encontramos durante los coloquios. Esto se terminó.Plantearía la cuestión a nivel doctrinal: “¿Están de acuerdo con las grandes encíclicas de todos los papas que los precedieron? ¿Están de acuerdo con Quanta Cura de Pío IX, Immortale Dei, Libertas de León XIII, Pascendi de Pío X, Quas Primas de Pío XI, Humani Generis de Pío XII? ¿Están en plena comunión con estos papas y con sus afirmaciones? ¿Aceptan aún el juramento antimodernista? ¿Están a favor del reinado social de Nuestro Señor Jesucristo?”Si no aceptan la doctrina de sus antecesores, es inútil hablar. Mientras no hayan aceptado reformar el Concilio considerando la doctrina de estos papas que los precedieron, no hay diálogo posible. Es inútil.”

Mons. Marcel Lefebvre, entrevista concedida a la revista Fideliter Nº 66, 1988.



¡MIRA QUIÉN HABLA!

 

EL RENEGADO OBISPO LUGO DICE QUE MONSEÑOR LIVIERES "NO ESTABA A LA ALTURA" DE SU CARGO.

¿SERÁ PORQUE NO TUVO HIJOS COMO ÉL?

 

Publicado en HOY

 JUEVES 25 DE SEPTIEMBRE DE 2014 | 16:05

 Lugo celebra destitución de Livieres: “El papa tiene clara la película”

 

          Monseñor Livieres (Foto La Nacion) y Fernando Lugo

El expresidente y actual senador nacional, Fernando Lugo, celebró la decisión del papa Francisco, de destituir al obispo de Ciudad del Este, Rogelio Livieres, tras el “escándalo gay” y las irregularidades en la diócesis.

Fernando Lugo, senador por el Frente Guasu, en comunicación con radio 1000 AM se refirió a la decisión de la Santa Sede en relación al monseñor Rogelio Livieres Plano.

“El obispo es el motor de la acción pastoral, y creo que el Monseñor Rogelio Livieres no ha estado a la altura de los acontecimientos”, lanzó.

La destitución del prelado del Alto Paraná se oficializó este jueves mediante una resolución proveniente desde el Vaticano.

Lugo atribuyó la remoción de Livieres a “la poca iniciativa pastoral, el poco esfuerzo para la construcción de la unidad y la deficiencia en la formación de los futuros sacerdotes” por parte del removido obispo.

Dio a entender que en la determinación adoptada por la cúpula de la Iglesia Católica pudo haber influido el enfrentamiento entre Livieres y el Monseñor Pastor Cuquejo, pero alegó que la cuestión “ya forma parte de lo anecdótico”.

“El papa Francisco tiene bastante clara la película y mano dura, no avala ninguna irregularidad en la Iglesia”, aseveró el parlamentario.

Livieres Plano ahora mantiene su condición de obispo pero en carácter de suspendido, es decir, ya no tendrá votos ni podrá oficiar misas o actos religiosos.


ESPERAN DECISIÓN DEL VATICANO SOBRE “PROTEGIDO”

El monseñor Ricardo Valenzuela, reemplazante de Rogelio Livieres en la Diócesis de Ciudad del Este, dijo que esperará instrucciones del Vaticano para tomar decisiones acerca del cura Carlos Urritigoity, quien fue investigado en el pasado por abusos a menores, y era supuestamente “protegido” del destituido religioso

Unas polémicas declaraciones se habían dado por parte de Livieres, unos meses atrás, cuando el entonces arzobispo Pastor Cuquejo había sugerido que se volviera a investigar al cura investigado por abusos a niños.

Livieres arremitió en aquel entonces contra Cuquejo a quien públicamente acusó de ser homosexual, desatando uno de los escándalos más grandes en la Iglesia Católica paraguaya.

UNA CARTA MUY ELOCUENTE

LA DEL OBISPO DE CIUDAD DEL ESTE, REPÚBLICA DEL PARAGUAY.

SUS "HERMANOS" EN EL EPISCOPADO PIDIERON SU EXPULSIÓN.

LA VISITA APOSTÓLICA DISPUESTA POR BERGOGLIO LES DIO LA RAZÓN.

EL OBISPO LIVIERES DENUNCIA LA MANIOBRA ARTERA QUE LO APARTA DE SU SEDE.



Publicado en VATICAN INSIDER


“El Papa tendrá que dar cuentas a Dios”: obispo de Ciudad del Este














Ricardo Livieres Plano

La diócesis paraguaya difunde el texto de una carta enviada por el pastor destituido Ricardo Livieres Plano al prefecto de la Congregación para los Obispos del Vaticano, Marc Ouellet



 



ANDRÉS BELTRAMO ÁLVAREZ



CIUDAD DEL VATICANO



 


“Como hijo obediente de la Iglesia acepto esta decisión por más que la considero infundada y arbitraria y de la que el Papa tendrá que dar cuentas a Dios”. Son palabras de Ricardo Livieres Plano, el obispo paraguayo de Ciudad del Este que fue destituido por Francisco. En una larga carta dirigida al cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos del Vaticano, consideró que su cese fue producto de un “anómalo proceso” en el cual no se le concedió el derecho a la legítima defensa.

Todo pasó muy rápido. Mientras la sala de prensa del Vaticano comunicó la destitución este jueves 25 de septiembre al mediodía, hora romana, la nunciatura apostólica en Asunción convocó a una conferencia de prensa y emitió un comunicado. 

La nota de la legación diplomática aclaró que el Papa se vio obligado a forzar la sucesión episcopal en Ciudad del Este porque Livieres se negó a presentar voluntariamente su renuncia, como se lo pidió el propio Ouellet el lunes 22 y el martes 23, cuando ambos se reunieron en Roma.

Además anticipó que el nuncio apostólico, Eliseo Antonio Ariotti, viajará pronto a la diócesis paraguaya junto al nuevo administrador temporáneo, el obispo de Villarrica del Espíritu Santo,  Ricardo Valenzuela Ríos, “a fin de asegurar la serenidad eclesial y espiritual por aquella Iglesia particular en este delicado momento y garantizar las adecuadas medidas de continuidad administrativa y pastoral”.

La rueda de prensa del nuncio se realizó en el extraño horario de las seis de la mañana, para hacer coincidir la comparecencia ante los periodistas con el anuncio en Roma. De esto se quejó el propio Livieres, en la misiva dirigida a Ouellet y que fue difundida por el sitio web de su otrora demarcación eclesiástica.

En el texto lamentó que el anuncio público por parte del nuncio de su destitución se haya dado incluso antes que él mismo haya sido notificado por escrito de la determinación. “(Se trata) una irregularidad más en este anómalo proceso”, escribió y sostuvo que la “intervención fulminante” de la diócesis se debió, “quizás”, al temor de que la mayoría del pueblo fiel reaccione negativamente ante la decisión tomada

“En cualquier caso, no hay que temer rebeldía alguna. Los fieles han sido formados en la disciplina de la Iglesia y saben obedecer a las autoridades legítimas”, indicó Livieres. Además aseguró que, desde antes de su llegada a Ciudad del Este, otros obispos paraguayos lanzaron contra él “ataques y maniobras destituyentes”. Acciones que finalmente lograron su cometido.

“Sólo quiero destacar que no recibí en ningún momento un informe escrito sobre la visita apostólica y, por consiguiente, tampoco he podido responder debidamente a él. A pesar de tanto discurso sobre diálogo, misericordia, apertura, descentralización y respeto por la autoridad de las Iglesias locales, tampoco he tenido oportunidad de hablar con el Papa Francisco, ni siquiera para aclararle alguna duda o preocupación. Consecuentemente, no pude recibir ninguna corrección paternal –o fraternal, como se prefiera– de su parte. Sin ánimo de quejas inútiles, tal proceder sin formalidades, de manera indefinida y súbita, no parece muy justa, ni da lugar a una legítima defensa, ni a la corrección adecuada de posibles errores. Sólo he recibido presiones orales para renunciar”, denunció.

Y precisó: “Del mismo modo que, antes de aceptar mi nombramiento como obispo, me creí en la obligación de expresar vivamente mi sentimiento de incapacidad ante tamaña responsabilidad, después de haber aceptado dicha carga, con todo el peso de la autoridad divina y de los derechos y deberes que me asisten, he mantenido la gravísima responsabilidad moral de obedecer a Dios antes que a los hombres. Por eso me he negado a renunciar por propia iniciativa, queriendo así dar testimonio hasta el final de la verdad y la libertad espiritual que un pastor debe tener. Tarea que espero continuar ahora desde mi nueva situación de servicio en la Iglesia”.

Mientras tanto en la diócesis reina la zozobra y en su página web se publicó un comunicado que concluye con un sugerente párrafo: “A instancias del obispo saliente, la diócesis de Ciudad del Este aguarda con alegría y esperanza al nuevo pastor que la guiará hacia el Reino de los cielos, orando desde ya por quien deba asumir esta responsabilidad. María, peina de la paz, y san Blas, patronos de la diócesis, protejan y guíen a todos en estas difíciles circunstancias”. 

NOTA NUESTRA:  Como ya hemos dicho, nos ocupamos de esto por dos razones: una, de justicia, porque se desplaza al obispo so pretexto de inconducta en uno de sus sacerdotes, cuando en realidad se lo hace para satisfacer a sus pares, que lo resisten porque no pertenece a su "filiación ideológica". La otra, de conveniencia, porque debemos mirarnos, como en un espejo, en estas decisiones eclesiásticas que traslucen la actitud imperante en quienes mandan respecto a "lo que huela a tradición católica".

PEREGRINACIÓN A LUJÁN







Para mayores informaciones y descargar el formulario para inscribirse:

LAS FUERTES TENSIONES DENTRO DE LA IGLESIA

NO SE TRATA DE UNA MIRADA DESDE LA FE SINO DESDE LA SOCIOLOGÍA.


NO OBSTANTE TRATARSE DE ESTA DISCIPLINA, CUYA IDENTIDAD CIENTÍFICA SUELE DISCUTIRSE, ARROJA CONSIDERACIONES QUE PONEN A LA VISTA LO QUE LA JERARQUÍA ECLESIÁSTICA QUIERE OCULTAR BAJO LA ALFOMBRA DEL VATICANO: UNA MUY GRAVE CRISIS QUE DESFIGURA EL CUERPO MÍSTICO DE CRISTO SOBRE LA TIERRA.


UNA MUY GRAVE CRISIS QUE TIENE SUS RESPONSABLES Y SUS ENCUBRIDORES POR TODAS PARTES.




Publicado en ADITAL


Iglesia 'en salida' vs restauración identitaria: ¿empate técnico?

Adital



El Papa asombró all mundo con su visita a Lampedusa, donde se solidarizó con los migrantes que buscan ilegalmente una mejor vida en Europa, Francisco mostró su proyecto de pontificado: una Iglesia "en salida". Explicitó este proyecto en la exhortación "La Alegría del Evangelio” (# 20-24), donde dice preferir "una Iglesia accidentada, herida, embarrada por haber salido a las calles, a una Iglesia enferma por estar encerrada (# 49). Este proyecto está ganando la simpatía y el entusiasmo de muchas personas, dentro y fuera de la Iglesia Católica, pero hay fuertes indicios de resistencia a él dentro de la jerarquía católica, porque va en la dirección opuesta a la línea de los dos pontificados anteriores, centrados en el proyecto que se puede llamar restauración identitária. Haciendo un análisis de coyuntura de la situación, me parece que estos dos proyectos están ahora en "empate técnico". ¿Es posible desbloquear el impasse que impide la actualización de la Iglesia propuesta del Concilio Vaticano II que viene? Analizar el problema desde el punto de vista sociológico es el propósito de este artículo (1). 

La elección de Juan Pablo II marca el comienzo del proceso de restauración identitária de la Iglesia Católica: proyecto de reafirmación de la Iglesia y de sospecha de todo lo que no tuviera la marca católica. Su propósito no era volver al pasado tridentino, pero imponer la interpretación del Concilio Vaticano II desde el Concilio Vaticano I, que convirtió la autoridad del Papa suprema e incontestable sobre toda la Iglesia Católica. Contando con la participación del teólogo Joseph Ratzinger, que le sucedió en el papado, Juan Pablo II utilizó varios instrumentos eclesiásticos para implementar este proyecto, siendo el principal: el nombramiento de obispos en sintonía con la misma línea, la reforma del derecho canónico y la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica y las normas restrictivas para la liturgia. 

Este proyecto encontró apoyo en los movimientos eclesiales como el Opus Dei, Comunión y Liberación, Focolares, Camino Neocatecumenal, Renovación Carismática Católica y otros de un alcance más pequeño a nivel global. La gama de alianzas formadas por el Papa, la Curia Romana, los obispos de su confianza en las diócesis clave, y los Movimientos eclesiales procedieron a difundir su propia interpretación de los documentos promulgados por el Concilio como la única interpretación auténtica, mientras que descalificaban a cualquier divergencia. 

Así, Juan Pablo II y Benedicto XVI reforzaron la tradición tridentina que ve en la salvación individual de las almas la misión propia de la Iglesia – como dijo Benedicto XVI al episcopado brasileño, 12 de mayo 2007 - mientras que la población católica quiere protección, cura y seguridad (catolicismo popular), una alegre convivencia y cercanía con lo divino (catolicismo carismático) y la reafirmación de la fe en otro mundo posible donde la Justicia y la Paz se abracen ( catolicismo de la liberación). Sin darse cuenta que la salvación de las almas a través de los sacramentos está perdiendo terreno, minada por paradigma técnico-científico de la modernidad, el hedonismo favorecido por el acceso al mercado de consumo, por la valoración y apreciación de la vida terrena y la incredulidad en el infierno, la Iglesia ve la reducirse el número de sus fieles, especialmente entre los jóvenes (2). 

Dada esta falta de coincidencia, la Iglesia busca atraer fieles ofreciéndoles espectáculos religiosos que combinan entretenimiento, misa y devociones (marianas, los santos y el Santísimo). Estaciones de radio y televisión, así como los santuarios se convierten en el escenario de este espectáculo religión-media donde los sacerdotes atrajeron mucho público, pero más allá de las emociones del espectáculo, cada uno vuelve a su vida cotidiana sin fortalecer sus lazos con la Iglesia. 

Todo esto debilitó el impulso de las innovaciones introducidas por el Concilio (la actitud ecuménica e interreligiosa, Teología de la Liberación, las Comunidades Eclesiales de Base, los órganos colegiados, la liturgia inculturada, la renovación de la vida religiosa, la apertura de los seminarios, y otros), pero sin implementar un nuevo modelo de Iglesia Católica capaz de diálogo con el mundo contemporáneo. La rigidez de la Iglesia para insistir en su convicción de ser portadora de la verdad absoluta en contraposición al "relativismo" del mundo ha creado una barrera de comunicación entre ellos. Por un lado estaba el cuerpo clerical facultado por el proyecto de restauración identitária; y del otro estaba la gran masa de laicos y laicas reducidos a la condición de auxiliares de los curas, sino de simples usuarios de los servicios religiosos.

El fracaso del proyecto de restauración identitária llevó a la renuncia de Benedicto, pero no desmanteló su red de apoyo: ella tiene todavía tiene adeptos en la Curia romana - su bastión principal - en los Movimientos eclesiales que explicitan o disimuladamente cultivan la tradición tridentina, entre muchos obispos, sacerdotes, seminaristas, religiosos y religiosas formados para ese modelo de iglesia. Aunque estos sectores declaran su obediencia piadosa al Papa, hay indicios de que a ellos les desagradan tanto las críticas de Francisco a la ostentación mundana de las personas consagradas, como su aliento a una Iglesia pobre y servidora de los pobres. 

Por otra parte, no se puede olvidar la importancia del patrimonio y activos económicos acumulados por la Iglesia: ellos pueden asegurarle una sobrevida independientes de los fieles. 

Ante esta situación de "empate técnico" entre los dos proyectos, ¿Cómo será la forma de un desempate para la Iglesia "en la salida"? Como se dijo antes, este desempate se decidirá ante la base formada por la gran comunidad católica, más que en los tribunales eclesiásticos. Es entonces necesario examinar qué sectores de la comunidad católica tienen afinidad con el proyecto de Francisco. 

La Iglesia "en salida" no puede contar ni con los Movimientos tradicionalistas, ni con los oriundos de Renovación Carismática que vuelven a los tiempos de Pío XII - como Shalon, Toca de Assis, Nueva Canción y otros. Tampoco puede contar con los fieles practicantes del catolicismo popular- devocionales y protectores. El apoyo de la Iglesia "en salida" sólo puede residir en sectores cuyas raíces se encuentran en el Concilio Vaticano II: por un lado, el sector polarizado por las Comunidades Eclesiales de Base y Pastoral Social; y por el otros, los diversos grupos congregados por el Movimiento carismático. Veamos esto más de cerca. 

El catolicismo de la liberación es fruto de la recepción latinoamericana del Concilio Ecuménico de 1962 a 1965 y tuvo importancia por el desempeño de las Comunidades Eclesiales de Base - CEB - Pastoral Social junto con los movimientos sociales. Tiene su fundamentación en la Teología de la Liberación que, mientras era descalificada en espacios eclesiales oficiales, se mantiene muy viva en la sociedad brasileña. Aunque minoritario tiene, en el episcopado, el clero y sobre todo en la intelectualidad católica.

El catolicismo carismático es hoy la forma hegemónica de la Iglesia en Brasil. Introducido en la década de 1970 por la Renovación Carismática Católica - RCC - que combina la oración de alabanza, la música y la curación. Su organización a través de los grupos de oración apoyados por equipos de servicio le da una gran autonomía respecto a las autoridades eclesiásticas, mientras que su énfasis en la práctica de los sacramentos favorece su integración en las estructuras parroquiales. En la década de 1990 el movimiento carismático se dividió en dos partes: uno asume la pastoral de las parroquias dándole el tono carismático, mientras que los otros forman "comunidades de vida" y " de alianza", que poco a poco retornaron al catolicismo de la salvación individual revestido con un estilo carismático. Es necesario tener en cuenta esta distinción, porque la RCC no se identifica con esos Movimientos ni con los sacerdotes mediáticos y si con los grupos de oración. También hay que señalar que si bien la forma carismática es hegemónico hoy en la mayoría de las parroquias y las diócesis de Brasil, su fundamentación teológica sigue siendo frágil. 

Obsérvese que tanto el catolicismo de la liberación como el carismático nacieron del Concilio Vaticano II, a pesar de que han tomado caminos divergentes: mientras que los sectores polarizados por la CEB y la Pastoral Social, buscan hacer realidad el Reino de Dios en el mundo de los pobres, los sectores sintonizados con RCC quieren implantarlo en el corazón de cada persona; mientras unos realizan celebraciones que nutren la relación entre la fe y la política, los otros hacen celebraciones de alabanza. Tales diferencias, sin embargo, no implican necesariamente incompatibilidad entre estos dos frutos del Concilio Vaticano II, pues son como dos hermanos separados por las circunstancias históricas y no por enemistad o antagonismo de fondo. En este sentido, hay que recordar dos cosas: crece tanto el número de animadores CEBs que son miembros de grupos de oración carismáticos, como el número de personas que participan activamente en las luchas sociales sin abandonar el camino de la oración carismática. 

Llegamos a la conclusión de este análisis de coyuntura eclesiástica recordando que Francisco comenzó su pontificado – con la construcción de puentes - pidiendo que oren por él. Pero no sólo orar. También es necesario movilizar a la comunidad católica para la realización de su proyecto. Después de años habituados a entender la "misión" como rebaño de personas atraídas por la Iglesia para llevarlos a la práctica de los sacramentos, asumir el proyecto de la Iglesia "en salida" requiere elaboración teórica y acciones prácticas. Teórica, porque se trata de recuperar y actualizar la visión del Concilio Vaticano II; practicar, porque se trata de construir una "nueva manera de ser Iglesia" no desde el templo, sino de las casas y la calle. 

Francisco es sin duda el personaje principal de este proyecto, pero sólo podrá lograrlo con la ayuda de los sectores intermedios de la iglesia - obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas - y la movilización de las bases. En esto radica el punto clave de este análisis: de la participación activa de laicos y laicas depende el éxito del proyecto de Iglesia "en salida”. En este sentido, es esencial la reconciliación y el entendimiento entre los sectores católicos polarizados por las CEBs y Pastorales Sociales y los sectores de los y grupos agregados de oración de raíces carismáticas. Desde allí se puede hacer crecer su cooperación en favor del éxito del proyecto de Iglesia "en salida”.

Estamos en medio de una crisis eclesial donde sectores intermedios importantes obstruyen el proyecto papal de Iglesia "en salida". Para desobstruir el proceso y llevar adelante el proyecto es indispensable y esencial movilizar a las bases de la Iglesia que sólo ganarán fuerza en la medida que los sectores de la liberación y los sectores carismáticos caminaran juntos. Esta tarea no es fácil, pero es en la crisis que somos más creativos. 

Notas del autor:
1.-La sociología inspirada por E. Durkheim hace ver a la Iglesia como la institución que hace visible la comunidad de los creyentes. Es en la gran comunidad católica la base sobre la cual se asienta la Iglesia como institución social. Dos imágenes ilustran bien esta teoría: el iceberg (donde la parte sumergida hace flotar la parte visible) y el árbol que sólo puede ser sostenido por las raíces capilares bajo la tierra. La relación entre la institución eclesiástica y la comunidad católica reside la explicación de su estructura y dinámica. Este tema fue presentado en el 38 º Congreso de Teología Moral, en São Paulo, y el texto original se encuentra en L.Pessini L. y R. ZACHARIAS: Ética Teológica y Transformaciones Sociales, p. 159-181: Sanctuary, 2014.

2.-Una comparación de los datos del censo de 2000 y 2010 indica que está llegando a su fin la "cultura católica de larga duración" que durante siglos ha sido una característica de Brasil. No se necesita de sofisticados análisis para predecir que cuando los niños actuales, los adolescentes y los jóvenes llegarán a la edad adulta (mientras mueren las personas mayores actuales), el catolicismo no tendrá el peso que aún tienen en la sociedad brasileña. Sin embargo mas importante, que la disminución numérica es la fragilidad de la identidad religiosa: aunque muchas familias siguen transmitiendo a las nuevas generaciones el catolicismo, se difunde cada vez más entre las nuevas generaciones el modelo religioso de "creer sin pertenecer" o "espiritualidad no -religiosa "que son fruto de la desafección a las instituciones religiosas.
En português: http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=PT&cod=82338


Pedro A. Ribeiro de Oliveira tiene un doctorado en Sociología por la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica. Es profesor en la Maestría en Ciencias de la Religión de la Pontificia Universidad Católica de Minas Gerais - PUC-Minas, consultor ISER-Asesoría. Entre sus obras, destacamos Fe y Política: Fundamentos(Aparecida: Ideas & Letters, 2004), Fortaleciendo la red de una Iglesia misionera (San Paulo: Paulinas 1997) y Religión y dominación de clase (Petropolis: Vozes, 1985).

Pedro A. Ribeiro de Oliveira

Professor no Mestrado em Ciências da Religião da PUC-Minas e Consultor de ISER-Assessoria
Rio de Janeiro, RJ – Brasil